Cambiar Idioma
Mapa de Sitio
Ir a Inicio
Ingresar
Usuario:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
Registracion
 
Busqueda de Productos
Búsqueda avanzada
Suscripcion al Newsletter
Productos en Oferta
Volver PRODUCCION DE OXIGENO

Las aleaciones de Níquel son cruciales para prevenir incendios en una amplia gama de aplicaciones.

Los materiales capaces de sobrellevar los riesgos de incendio, altas temperaturas y gran corrosividad asociados con las aplicaciones industriales de avanzada del oxígeno se tornan indispensables a medida que el mercado para estas aplicaciones crece y se diversifica.

El oxígeno es esencial para un sinnúmero de industrias: el sector petroquímico usa grandes cantidades para la oxidación parcial de compuestos orgánicos y carbón en la elaboración de productos comerciales; una de las nuevas aplicaciones utiliza el oxígeno en los reactores que procesan minerales refractarios de oro; y el sector de residuos peligrosos emplea el enriquecimiento con oxígeno para métodos de disposición como la super crítica oxidación de agua.

Estos procesos comparten tres elementos en común: altas temperaturas, substancias altamente corrosivas, y riesgos de incendio que varían de acuerdo con la temperatura, presión y concentración de oxígeno. En consecuencia, equipamiento tal como válvulas e intercambiadores de calor deben fabricarse a base de materiales capaces de resistir el ambiente agresivo y de minimizar el riesgo de una falla catastrófica del equipo.

Las aleaciones de alto contenido de níquel como la N10276 (Hastelloy C-276) y N26022 (57% de níquel), la N06625 (Inconel 625: 61% de níquel), N08825 (Incoloy 825: 42% de níquel) y N05500 (Monel K500: 66% de níquel) y N04400 (Monel 400: 66% de níquel) son apropiadas para este tipo de aplicaciones. Los ensayos muestran que el Monel 400 -por ejemplo- es resistente a la combustión y/o a la ignición bajo una presión de oxígeno de 68,9 MegaPascal, mientras que el aluminio se combustionará con presiones de tan sólo 0,17 MegaPascal.

El Monel K500 es considerada una de las aleaciones más resistentes a la combustión para aplicaciones con oxígeno a alta presión. Se utiliza en válvulas de control y en situaciones en donde se puedan presentar choques de partículas a alta velocidad.

Las partículas bajo presión son peligrosas dentro de una cañería cuyo flujo es rico en oxígeno. Si impactan a gran velocidad la superficie de la cañería y la misma esta fabricada de un material inflamable, pueden provocar la ignición del caño.

Otras aplicaciones de las aleaciones de alto contenido de níquel requieren de resistencia a la corrosión y a la combustión. Por ejemplo, los reactores para refinación de mineral de oro mediante oxidación a presión contienen substancias altamente tóxicas y corrosivas. El Titanio sería el material ideal para ese tipo de ambiente, si no fuera por su propensión a la ignición en atmósferas ricas en oxígeno, y de hecho ha estado implicado en el incendio de varios reactores. La alternativa -hasta tanto se desarrollen aleaciones de titanio resistentes a la ignición- es utilizar aleaciones de níquel-cromo-molibdeno, que son resistentes a la corrosión y menos vulnerables a la combustión.

El níquel también juega un papel importante entre los materiales utilizados para la producción, almacenamiento y distribución del oxígeno. Por ejemplo, los aceros inoxidables austeníticos y los aceros con 9% de níquel son conocidos por su tenacidad criogénica. Son utilizados para fabricar recipientes de almacenamiento de oxígeno producido por destilación de aire a baja temperatura. Los aceros inoxidables austeníticos tienen el beneficio adicional de proteger contra la corrosión atmosférica.

Subir Ir a Inicio